miércoles, 20 de octubre de 2010

Nueva ministra


6 comentarios:

  1. jaja, lo bueno, si breve, dos veces bueno !! :)

    ResponderEliminar
  2. Ah! Y hay que recordar los premios de 2006:

    "PREMIO ATILA 2006: premio otorgado "ex aequo" a D. Andrés Ocaña Rabadán, Presidente de la Gerencia de Urbanismo, Dña. Rosa Aguilar Rivero, Alcaldesa de Córdoba y D. Rafael Gómez Sánchez, propietario de la constructora Arenal 2000, por perpetuar y fomentar una política urbanística en el municipio, que como ocurre en el resto del Estado, está destruyendo nuestro patrimonio natural y especulando con un el derecho constitucional de toda la ciudadanía de acceder a una vivienda digna, todo ello como siempre, para el enriquecimiento de unos pocos".

    ResponderEliminar
  3. Los tentáculos de Sandokán y el caso Malaya remueven hasta los cimientos de la Moncloa. ¿sabemos ya todos que las construcciones ilegales de Colecor en Córdoba y todos los desmanes del ladrilleo quedarán impunes? pues eso.

    ResponderEliminar
  4. La Repelente ya anda en otra dimensión. Hace unos años cuando vio que aquí ya no pintaba na y que estaba rodeada de cocodrilos pidió socorro al PSOE: Sacaaaaaadme de aquíiiiii. Y el PSOE le dijo: Regáaaaalanos una rosaleda pa ladrillear un bibliooooo y te sacamoooos. Y la sacaron. Ahora el precio y el premio va por otros lados, pero responde a lo mismo. Negociete vital. Regalos sucios.

    El solar para el Guguenjein en la Reserva de la Biosfera de Ubaidai será su próxima Rosaleda a entregar a cambio de más poder pa su chocho.

    ResponderEliminar
  5. La ambición no tiene límites. Ahora dirán es por Córdoba, como los médicos cuando piden más sueldo lo hacen por los usuarios. Mentira cochina. Lo que pasa es que cuando subes a lo más alto entre en el riesgo el caerte. Hay que conocer al personaje en la distancias cortas, no he vista más crueldad con sus colaboradores nunca, y eso lo saben todos, y recalco lo de crueldad. He visto llorar como un niño a un incondicional, porque lo machacó materialmente. Y muchas más que forman parte del secreto del sumario, cuya difusión no conduce a nada en esta sociedad, en la que más vale caer en gracia que ser gracioso, en la que tiene más valor lo que diga una TV que la propia realidad. En la que la gente perdona todo. Y encumbra y desencumbra con mucha facilidad. Pero reitero los cargos son como los yogures, peredecederos, con fecha de caducidad, aunque la de la gripe A la cambiaron administrativamente, para poder usar las caducadas.

    ResponderEliminar